Pages

23 de agosto de 2013

Perdona pero quiero pegarme un tiro.

El otro día haciendo zapping pillé un trozo de la película "Perdona pero quiero casarme contigo", película basada en el libro de Federico Moccia (de verdad, juro que fue haciendo zapping, no tengo pudor en confesar que otros bodrios que veo son completamente buscados pero este no). En realidad es la segunda parte de un primer bodrio llamado "Perdona si te llamo amor".

Argumento: chico de 40 y tantos años, guapísimo, elegante, exitoso y millonario, llamado Alex, se enamora de chica de 18 años monísima y con una mentalidad y personalidad propias de una mujer de 35 años con la cabeza amuebladísima y con una madurez envidiable (vamos, lo típico en chicas de 18 años), llamada Niki.

La crítica de la película podría consistir en dos palabras: PUKE RAINBOWS. Fin de la crítica xDDD.

Pero bueno, detallaré un poco más. La película da vergüenza ajena. En primer lugar no entiendo cómo el escritor se empeña siempre en describir a sus protagonistas como adolescentes con alma de mujer madura. ¿Y poner directamente a una mujer madura como protagonista qué tal? Igual hasta nos lo creíamos. Bueno, no, ni por esas la verdad.

Pero bueno, no todo es malo en la peli. He aquí el protagonista.


Y luego la verdad es que te ríes mucho. Ojo con esta escena. Ojo, ojo, ojo,

video


Claro, yo no tengo esos vientos misteriosos que salen de ninguna parte en mi salón para agitarme el pelo en plan "Ola ke ase", así me va. He pensado en comprarme un ventilador de esos de bolsillo para sacarlo cuando quiera usar mis armas de mujer y conseguir este efecto tan natural xDDD.

Luego mola. Es muy realista la historia. Que levante la mano la que no haya sido sorprendida de esta forma.

Niki: "¡Oh Alex qué haces aquí".
Alex: "Tengo una sorpresa para ti".
Niki: "¡Oh a dónde me llevas!". (Sí, hay que usar mucho "Oh").
Alex: "A comer a un restaurante".
Niki: "¡Oh Alex pero si vamos en dirección al aeropuerto!".
Alex: "Sí, amor mío, es que el restaurante está en ... París".
Niki: "¡Oh Alex pero si ni siquiera he hecho la maleta".
Alex: "No te preocupes, mira detrás, te he comprado una maleta de marca y te la he llenado de ropa de firma".
Niki: "¡Oh gracias cariño qué sorpresa tan bonita!".

¿Qué? ¿Nadie levanta la mano? ¿Ninguna la sala? No puedo entenderlo xDDD.

Después, tras mucha escenita en París con música ñoña y mucho pelo ondeante ocurre lo siguiente:

video

"He escogido la forma más sencilla" dice, jajajaja.

Claro que sí, el típico neón que te dejan colocar en un puente parisino. Si no fuera ilegal vamos, vaya filón ... Lo veo, yo lo veo. Es muy práctico. Te llevas a un amigo, estáis en el barquito, de repente miras el puente, y ahí lo llevas: "Enhorabuena por tu ascenso, crack".

Moccia debería estar en búsqueda y captura por cosas así. Ya no sólo por fabricar generaciones de adolescentes que crecerán pensando que esto es real (¡¡esto es mucho peor que Meg Ryan!!). Es que encima no contento con conseguir que la mitad de los puentes de Europa estén llenos de candados (algunos hasta se están hundiendo por el peso, no es un triple, os juro que lo leí) ahora fomentemos la colocación de neones xDDD.

La verdad es que es curioso cómo va cambiando la mentalidad. Cuando tenía 15 años me habría tragado este bodrio en plan "Ainsssssssss yo quiero esoooo". Ahora me agarro el estómago de la risa con escenas como la del pelo al viento. Es como cuando de pequeña te mola Legolas y con el tiempo empieza a molarte Aragorn. Crecemos. Y nos volvemos realistas. Y en mi caso cada vez más cínica con estos temas romanticones. Perico va a tener mucho trabajo por delante xDDD.

Venga me despido con una canción que pusieron el otro día en spinning y que me pareció molona:



21 de agosto de 2013

Yo confieso.

YO CONFIESO:

Que soy hipocondríaca perdida.

Que llevo meses con problemas de espalda y aún no he ido al médico porque estoy segura de que me va a decir que estoy terminal.

Que se me duerme una noche una pierna mientras duermo y ya pienso que de esa noche no paso.

Que por fin me voy a atrever a confrontar e ir al médico pero que estoy rezando por que no me dé cita antes de mis vacaciones no vaya a ser que el diagnóstico de una muerte inminente me impida irme a un viaje increíble que llevo meses preparando.

Que soy tonta, muy valiente para unas cosas pero una cobardica para estos temas.

Que si al final voy al médico y lo de la espalda no es nada grave, después voy a tener que irme a un psicólogo a que me quite la tontería esta que llevo encima.

Vale, actualización (9:47 am).

Yo admiro a las personas valientes, que afrontan lo que les presenta la vida. De verdad, conozco gente que ha pasado por enfermedades muy chungas, operaciones delicadas, y aparentemente lo vivían todo con tranquilidad. Yo quiero ser así. Y lo pienso ser. Así que nada, si tengo algo malo pues haré todo lo que esté en mi mano por curarme y, si no me curo, pues buscaré a qué habitación ir a descorrer las cortinas y tirar abajo los cajones.

Otra actualización (10:00am).

No voy a tener nada malo, simplemente tengo la espalda mal por tantos años de malas posturas, especialmente opositando. ¡Y punto en boca!.

10:14 am.

"I do not fear death. I had been dead for billions and billions of years before I was born, and had not suffered the slightest inconvenience from it".

10:16 am.

Aunque camine por el valle de las sombras, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo, tu vara y tu cayado me infunden aliento ...

Jajajaja hoy estoy para que me den dos collejas bien dadas.

19 de agosto de 2013

Un plan de miedo muajajaja.

El viernes pasado fui a un tour llamado "Madrid Embrujado" en el que iban contando algunas de las leyendas e historias de miedo que sucedieron en Madrid (como nos dijo la guía, ¡aquí es mejor creéselo todo para disfrutar más!). Estuvo genial y es un plan muy recomendable para no hacer lo típico. En mi caso lo cogí con un descuento de Groupon pero creo que los hay también en el Ayuntamiento de Madrid, a un precio muy bueno.

¡Voy a contar algunas de las que más me gustaron!.

EL DOCTOR VELASCO Y SU HIJA.

¿Dónde ocurrió? En el Museo de Antropología de Madrid.

Pedro González de Velasco fue un famoso médico y antropólogo español que fundó en 1875 el Museo Nacional de Antropología, donde vivía con su hija Concha, a la que adoraba. Desgraciadamente cuando Concha tenía 15 años enfermó gravemente. Los tratamientos que se le aplicaban no servían para nada así que el propio Velasco le administró un purgante que no hizo sino agravar la situación y provocarle la muerte a Concha.

La muerte de su hija y encima el habérsela causado él le provocó un shock del que nunca se recuperó. Antes de enterrarla, la embalsamó. Tiempo después, fue al cementerio y la desenterró, llevándosela a casa (algunos dicen que pidió permiso y que como era una persona influyente se lo permitieron pero otros dicen que lo hizo sin pedir autorización) y vistiéndola de novia (sí, por qué escatimar en acciones siniestras, ya que te pones pues haz un completo).

Desde ese momento, la gente cuenta que a través de las ventanas de su casa se veía a veces cenar al Doctor acompañado de una mujer inmóvil y pálida. Del mismo modo, algunos testigos veían como, cada noche, el Doctor Velasco, ayudado por el prometido de Concha, salía de su casa del brazo de un cuerpo inmóvil de mujer, muy pálida, vestida de blanco ... Se metían en un carruaje e iban recorriendo las calles de Madrid.

Al final algunos dicen que el doctor entró en razón y la acabó enterrando en el patio central de su casa. Sin embargo, al final, nadie explica cómo, apareció un cuerpo momificado en el departamento de anatomía de la Facultad de Medicina de la Complutense, con un cartel al lado que decía "la hija del doctor Velasco" así que todo apunta a que este primor es Concha:



PRUDENCIA GRILLO Y MARTÍN DE ÁVILA.

¿Dónde ocurrió? En la calle Santa Isabel, en el Colegio de Santa Isabel y Real Colegio de Cirugía de San Carlos.

Prudencia Grillo estaba enamorada hasta la médula de su prometido, Martín de Ávila. Cuando a éste le ordenaron que se incorporara a la Armada Invencible, Prudencia se preocupó y lloró y lloró. Martín de Ávila, para tranquilizarla, le dijo que si él moría, le prometía que entraría en su habitación, haría que las cortinas se descorrieran solas y que todos los cajones de su habitación cayeran al suelo (se me ocurren otras formas de tranquilizar, la verdad, las joyas son para siempre xDDD).

Cuenta la leyenda que una noche Prudencia dormía cuando, de pronto, las cortinas de su habitación se descorrieron con violencia y un estruendo provocado por varios cajones cayendo al suelo la despertó de golpe.



Al día siguiente llegó la noticia de la muerte de Martín de Ávila.

EL SOMBRERETE.

¿Dónde ocurrió? En el barrio de Lavapiés.

El rey Sebastián I de Portugal murió en una batalla en el norte de África pero nunca se encontró su cadáver, con lo que algunos portugueses aún tenían la esperanza de que volviera.

Mientras tanto, Felipe II había reclamado la corona de Portugal pero se encontró con la resistencia de los que continuaban fieles a Sebastián I, quienes llamaban a Felipe "El usurpador". En esto que uno de esos resistentes, un fraile llamado Miguel de los Santos que solía ir con un sombrero peculiar, empezó a recorrer las calles de Madrid lanzando improperios en contra de Felipe II.

Felipe II, al que por algo llamaban "El prudente", decidió tomar medidas en el asunto y acabó ahorcando al fraile en la Plaza Mayor de Madrid, con el sombrero puesto y todo. El pueblo no tuvo suficiente espectáculo así que le quitaron el sombrero y empezaron a darle patadas y a jugar con él, abandonándolo finalmente en el  barrio de Lavapiés.

Después de una semana abandonado, misteriosamente, el sombrero comenzó a volar por las calles de Lavapiés aunque no había ningún viento que lo empujara. Un día el sombrero se posó en una casa del barrio y esa misma noche, esa casa sufrió un incendio que la destrozó completamente. El sombrero siguió volando y, tiempo después, se volvió a posar en otra casa. Esa casa al día siguiente sufrió un robo violento.

Desde entonces, fue costumbre durante mucho tiempo que los vecinos de Lavapiés, antes de irse a dormir, se asomaran a la ventana para comprobar que el sombrero no se hubiera posado en sus casas.

A esta leyenda se debe el nombre de la calle del Sombrerete de Madrid.



EL REINA SOFÍA.

¿Dónde ocurrió? Atad cabos xDDD.

Por dónde empezar. Hay tantas historias y leyendas sobre este sitio que no sé con cuál quedarme. Creo que con la de las monjas, que tiene tela.

El caso es que el Reina Sofía antes de ser museo fue un hospital que recibió a todo tipo de enfermos, locos y que presenció no sólo la muerte de multitud de personas que fueron enterradas en el propio hospital sino también torturas y todo tipo de vejaciones (se encontraron restos de cadenas y de instrumental de tortura en los sótanos del hospital). Todo ello, según los expertos en fenómenos paranormales, contribuyó a que se concentrara en ese punto una inmensa cantidad de energía negativa que ha traído por el camino de la amargura a muchísimos empleados del museo.

Varios vigilantes de seguridad han dicho que o les cambian de destino o piden la baja, que no soportan trabajar en ese sitio y que no paran de tener pesadillas. Ruidos extraños, gritos en medio de la oscuridad, ascensores que se ponen a funcionar solos sin que nadie los active ...

Algunos de los vigilantes optaron por tomárselo con humor y hasta le pusieron nombre al fantasma del museo, Ataulfo. Y no sólo esto sino que además se atrevieron a desafiarle y practicaron la ouija para hablar con él y tomarle el pelo. Esto a Ataulfo le sentó como una patada en sus fantasmales posaderas y le comunicó a uno de ellos que se andara con ojo porque en los próximos días le iba a pasar algo muy malo. Coincidencia o no, a los días se murió un familiar de este vigilante, y todos dejaron de tomárselo a broma.

Quizá la historia más sonada es la de un vigilante que iba haciendo su ronda una noche cuando, de pronto, a su espalda, escuchó un ruido parecido al tintineo de los rosarios que utilizan las monjas. Otro vigilante distinto juró haber visto una noche, al final de un pasillo, las figuras claras de 3 monjas, vestidas de blanco, cuyos pies no tocaban el suelo.


Vale no, no va de blanco, pero ¿da miedo o qué? Buuuuhuuuuuu.

De nuevo, casualidad o no, se ha encontrado la tumba de 3 monjas que habían sido fusiladas durante la guerra civil. La verdad es que los cadáveres de los que fueron enterrados allí no se han retirado así que en los sótanos (que anda que no son siniestros) hay una verdadera necrópolis.



Nos contaron muchas más pero estas leyendas fueron mis preferidas. Espero haberos dado un pooooco de miedo muajajajaja.

Vale, maldita sea, me lo merezco pero no ayuda nada que justo mientras escribo esto empiece a sonar esta canción en spotify (la BSO de Memorias de una Geisha nunca me había parecido siniestra ...). Volved a leer la entrada escuchándola si tenéis lo que hay que tener xDDD:



Y encima se acaban de apagar las luces de la sala ... ¡SOCORRO!.

17 de agosto de 2013

John Adams.

Siguiendo la recomendación de un compi del trabajo, he visto la serie "John Adams". Aquí la canción de la cabecera que me gusta mucho:



Si os digo la verdad, apenas había oído hablar de él. Siempre que he leído sobre la independencia americana se me llenan los ojos con George Washington, Benjamin Franklin y Thomas Jefferson. ¿Quién era John Adams?.

La serie nos descubre en 7 capítulos a este personaje clave en la historia de Estados Unidos, desde que empieza a gestar su independencia hasta el momento de su muerte.

Cuando pienso en la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos la primera imagen que me viene es la de batallas entre americanos y británicos, soldados de trajes coloridos y peluca, muerte, pobreza, pero nunca me paré a pensar en las batallas que se libraban en el ámbito político. John Adams fue clave para conseguir la independencia porque tuvo que enfrentarse a numerosos intereses y mover viento y marea para lograr una postura común de las diferentes colonias. Y era mucho lo que se jugaba, se situó a si mismo en primera línea, sabiendo perfectamente que si no ganaban la guerra acabaría ejecutado con total seguridad. Tenía una fe ciega en la idea de crear un país libre con leyes que garantizaran los derechos que, por nacimiento, tenemos todos los seres humanos. Algo que parece tan obvio ... que costara tanta sangre, tanta lucha, resulta incomprensible.

Sobre la fidelidad histórica de la serie y la calidad de los actores.

La serie es impecable, tanto desde el punto de vista histórico (como he podido comprobar después) como en lo que concierne a la actuación de los protagonistas. Impresionante Laura Linney, si bien esto no era ninguna sorpresa para mí, vaya pedazo de actriz. Pero sin palabras me ha dejado Paul Giamatti. Siempre le había visto en otro tipo de papeles. Es el John Adams perfecto, entrañable, cínico, valiente, decidido, irónico, inflexible, inseguro, orgulloso, apasionado. Clava cada una de las emociones que pretende transmitir. Ha logrado que se me pusieran los pelos de punta en escenas como la del primer discurso que da defendiendo la libertad.


Este tipo de series y películas suelen pecar de exageradas al dar una imagen de héroe sin tacha a los personajes que retratan pero eso no ocurre en "John Adams". Se le acusó de ser orgulloso y egocéntrico y así es como aparece en la serie.

Una dosis de realismo similar tiene lugar en relación al cuadro de John Trumbull que recoge el momento de la firma de la Declaración de Independencia.Me encantó la escena en la que Trumbull le enseña el cuadro a un octogenario John Adams y él se indigna diciendo que esa escena de héroes de cuento firmando jamás existió. Que ya estaban en guerra e iban firmando a medida que pasaban por la ciudad, nunca coincidieron todos juntos en una ceremonia pomposa. De nuevo, impresionante Paul Giamatti envejecido.



Sobre John y Abigail.

La relación entre John Adams y su mujer me llegó al alma. Es preciosa y ha quedado documentada a través de infinitas cartas que se dedicaron. Cincuenta y cuatro años casados y nunca dejaron de quererse con pasión, con cariño y con una intensa amistad. Los dos complementándose, apoyándose en los momentos malos, celebrando los momentos buenos y, por encima de todo, confiando el uno en la inteligencia y sentido común del otro. De hecho, es bien sabido que ella fue la principal consejera de John Adams, su "buena amiga", como él la llamaba. En la serie hay escenas en las que él peca de orgulloso y ella le devuelve a la realidad. Pero también hay escenas donde la que se indigna es ella y el que le quita hierro al asunto con humor es él.

Esto es una historia de amor y lo demás son tonterías.

El final es muy emocionante. A lo largo de la historia parece que el destino a veces ha deparado casualidades "demasiado casuales" a ciertas personas. ¿Cómo se explica que John Adams muriera exactamente un 4 de julio, cuando se celebraba el 50 aniversario de su mayor logro? ¿Y cómo es posible que su última preocupación en ese momento fuera morir con la tranquilidad de saber que al menos su amigo Thomas Jefferson seguía vivo y que no todos los fundadores de la patria habían muerto? Eso fue lo que susurró antes de morir John Adams, "al menos Jefferson vive" ... Entonces ¿cómo de irónico es que justo 2 horas antes de ese último susurro, sin que John Adams lo supiera, Thomas Jefferson hubiera muerto? Exactamente el mismo día, con 2 horas de diferencia. A veces ... el destino es retorcido. Y un poco cruel.

En conclusión, os recomiendo mucho la serie siempre que os guste la historia. Hay partes que son más difíciles de seguir, sobre todo las discusiones políticas, ahí tenía que poner los cinco sentidos, pero al final cuando aparecen los últimos minutos de serie, acabas muy emocionada y no te deja indiferente:



John Adams: My dearest friend, whether I stand high or low in the estimation of the world, my conscious is clear. I thank God I have you as a partner in all the joys and sorrows, all the prosperities and adversities of my life, to take a part with me in the struggle...

Abigail Adams: Should I draw you the picture of my heart, you would know with what indescribable pleasure I have seen so many scores of years roll over our heads, with an affection heightened and improved by time. Nor have the dreary years of absence in the smallest degree effaced from my mind the image of the dear untitled man to whom I gave my heart. You could not be, nor did I wish to see you, an inactive spectator...

John Adams: Oh posterity, you will never know how much it cost us to preserve your freedom. I hope that you will make a good use of it, for if you do not, I shall repent in Heaven that I ever took half the pains to preserve it.

12 de agosto de 2013

Fin de semana Sherlock.

Lhotse y yo salimos de trabajar y cogimos la A6 en dirección a León, no sin antes pararnos a zampar una hamburguesa en el McDonalds: "¿Seguís dando minions con el Happy Meal?" "No, ahora son pitufos ..." "Ok, entonces ponme un menú cuarto de libra".

Esa tarde nos dedicamos a descansar, a tapear por el Húmedo y a recordar cómo es la catedral más bonita de España:


Y a la mañana siguiente salimos, moleskine en mano, rumbo a nuestros respectivos pueblos, Cuevas de Viñayo y Benllera. Cuevas es un pueblo chiquitito en el que no hay apenas cosas que ver, aunque sí tiene bastante encanto. Benllera en cambio es más grande así que, cuando aparcamos allí, no sabíamos bien por dónde empezar nuestra investigación. Sabíamos que nuestra conexión andaba cerca de una señora llamada Estelita así que el primer paso era buscarla.

Ah, Estelita es de los nombres más normales que hay por allí. En nuestro recorrido oímos hablar de Eulogia, Leónides, Alipia, Jesusa, Raimunda, Petronila, Desideria e Hilaria. Le propuse alguno de estos a mi hermana como nombre para el bebé (¡¡sí!! ¡¡voy a tener una sobrinita!! :-D) pero, incomprensiblemente, no se ha sentido atraída por ninguno de ellos ... xDDD.

Vimos a un señor dentro de un garaje y nos aproximamos. Le preguntamos por Estelita y, aunque él no sabía dónde vivía, nos remitió a su mujer que, al ser de Benllera, conocía más a los vecinos. Su mujer nos confirmó que conocía a Estelita pero que estaba en una residencia en León, con lo que no podíamos hablar con ella. Al explicarle nuestra situación, empezamos a intentar sacar conexiones con los datos que tenía ella pero había lagunas. De pronto cayó en la cuenta: "¡Podemos preguntar a Tere! Ella vivió toda su vida en Cuevas, y puede que tenga más datos".

Encontramos a Tere, que había conocido a mis abuelos y a mi padre. La verdad es que era impactante encontrar a gente tan próxima a mi familia en el pueblo de Lhotse. La propia Lhotse también comenzó a averiguar cosas sobre sus antepasados. Gran momentazo el descubrir que uno de los antepasados de Lhotse se dedicaba a cazar lanzando hachas contra árboles y a decir con tono de voz helado "traedme el cadáver" En cuanto empiece a propagar esto por el trabajo, Lhotse, te van a mirar con un respeto renovado.

A través de Tere logramos seguir ampliando el intento de árbol genealógico que Lhotse iba dibujando en la moleskine con gesto Lois Lane y llegamos hasta la casa de los descendientes de Estelita y sus hermanos. Ahí fue cuando me presentaron a un primo mío y cuando empecé a emocionarme. Sin embargo, seguía siendo complicado encontrar la conexión porque los recuerdos de la gente se diluían con tanto matrimonio y una media de 7 hijos por familia ... Fue especialmente buena la frase "para que te hagas una idea del lío que tenemos aquí, mis apellidos son Gutiérrez Gutiérrez Gutiérrez Mayo Gutiérrez Gutiérrez Gutiérrez".

Finalmente alguien propuso "quizá Pilar os pueda decir más". Así es como llegamos a una casita al principio del pueblo de la que salió una mujer de unos 80 años que, al saber que yo era la hija de mi padre, con el que había convivido varios años cuando los dos eran pequeños y al que quería mucho, se echó a llorar y me abrazó emocionada, contagiándomelo por supuesto. Fue uno de los momentos más bonitos de todo el día.

Y ella, tras mucho análisis de "Y Mengano se casó con Fulano, y Fulano era hermano de Perico, y Perico era primo del otro Mengano ..." nos acabó dando la clave: la abuela de Lhotse y mi bisabuelo eran primos.

¿Casualidad?. ¡No lo creo!. Destino :-).

Íbamos a ir a celebrarlo y no sabíamos dónde comer ... Menos mal que cuando a una se le ocurre una idea surrealista, la otra pone un poco de cordura y ... ¡se apunta al carro rápidamente!.



Sí, el tema se nos fue un poco de las manos y acabamos yéndonos hasta nuestra Asturias querida a celebrar nuestro descubrimiento. Y pusimos la guinda al día acercándonos a Covadonga a poner una velita a la Santina.

Hasta aquí nuestro fin de semana como investigadoras. Los resultados no podían haber sido mejores.

Hace mucho que no pongo música, ¡mal, mal, mal!. Me he enganchado a la serie "Vikingos" y me encanta la canción de su cabecera, aunque es un poco rara jejeje.